lunes, 24 de marzo de 2014

as days fade, as nights grow.

A veces, y sobre todo cuando las agujas llegan más allá del número doce me gusta imaginar "¿Qué hubiera pasado si...?".
Pero la realidad es que me gusta imaginar que estás aquí, o que soy yo la que está allí. Me gusta pensar que todo es perfecto y que eres tan transparente conmigo que ni me hace falta interrogarte. Me pierdo entre las palabras que pongo en tu boca, las cuales probablemente jamás dirías.
Me encanta soñar con que todo se puede,  con que jamás se hubiera apagado eso que sentías.
Me gusta creerme que tú no eres tú sino que eres yo y estás pensando lo mismo.
Que realmente no quieres soltarme de la mano, que es cierto que sólo me necesitas a mi. Que era verdad eso de que por fin nos habiamos encontrado.
Que podemos cumplir todo eso de lo que nos llenábamos la mente o al menos yo lo hacía.
Pero por muy bien que suene eso de ser alguien importante en tu vida la verdad es que se aleja bastante de la realidad.
Lo cierto es que no sé qué soy o qué significo, si es que significo algo, en tu vida.
Lo único que puedo afirmar es que no sé cómo, qué ni quién eres en la mia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario