sábado, 26 de abril de 2014

I let my heart go but I'll get a new one.

Esa sensación de que te tiemblan los labios y no sabes dónde esconder tu cara de idiota.
Por mucho que hubieras asumido que nadie va a provocártela ya.
Porque estaba convencida de que no podía sentir. No soy así de fácil. Cuando alguien me importa me es imposible olvidarme. O eso pensaba.
Malditos sentimientos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario