viernes, 2 de mayo de 2014

interlude

Ya no lloro. O al menos ya no lo hago la mitad del tiempo.
Ya no me hundo cada vez que alguien me habla de ti.
Ya ni siquiera me enfado cuando me doy cuenta de la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario