lunes, 25 de agosto de 2014

Todo lo que ya sabes pero no puedo evitar repetirte.

Voy a hablar de algo de lo cual nunca he hablado directamente. Es necesario.
Es un elemento el cual siempre trato de evitar pero está tan presente en mi vida que no puedo evitarlo.

Voy a hablar de soñar contigo, de tus canciones.

De lo que me haces sentir constantemente.
Pero bueno, cómo no voy a hablar sobre alguien que me ha provocado los mejores y a la vez los peores y más duros sentimientos. Que ya no puedo escuchar esa canción sin escuchar tu voz entre ella, entre los versos que un día quisiste hacerme ver.
De las lágrimas de tristeza y felicidad que has conseguido que broten de mis ojos ciegos de sentimientos que ni yo misma alcanzo a comprender.
De esta impotencia tan grande que siento en cada rincón de mi cuerpo.
Y por supuesto de mis ganas incontrolables de permanecer a tu lado durante el tiempo que sea posible, que me llevan y controlan por dónde quieren.
De lo mucho que has conseguido significar para mi. 
Jamás voy a poder olvidar estos inmensos sentimientos y emociones que me aturden constantemente.
Eres mi compasión, mi ira, mis lágrimas, mis carcajadas; Eres todo mi odio y todo mi amor.
Eres mi envidia, mis celos, mis ganas de llorar y meterme bajo las sábanas.
También mis ganas de gritar lo feliz que soy, y las de cantar hasta horas interminables mirando a las estrellas o en este caso, a la ausencia de ellas.
Eres todo lo que he tenido y he perdido. 
Eres todas las canciones de mi lista de reproducción, o casi todas, por lo menos.
Eres mis dudas infinitas y a la vez todas mis ideas claras, las cuales cada vez son menores.

Eres todo.

¿Qué más puedo decirte que no sepas ya?

No hay comentarios:

Publicar un comentario