jueves, 18 de septiembre de 2014

¿y ahora te das cuenta?

Llevas todo este tiempo perdiéndolo y culpando a tus tan fuertes sentimientos. 
Te auto-tranquilizas diciéndote que no hay nada que ahora ya puedas hacer.
Llevas más de dos veces seis meses en los que al caer la noche no sabes dónde meterte si no es entre sus brazos.
Has llorado tanto su llegada, su partida y todos los altibajos que le vienen incorporados a alguien que ni siquiera sabe lo que quiere.
Has perdido el tiempo. Estás perdiendo el tiempo. Vives en una mentira. Ardes en llamas al mínimo gesto de rechazo cuando el más grande ya lo has sufrido.
No haces más que hundirte en quejas.
Sólo sabes lamentarte.

Eres una cobarde.

Cerraste la puerta y también la ventana. 
Te has escondido del mundo. 
Has cerrado tus sentimientos y te has tragado la llave, joder, y al final te vas a ahogar.
Has estado cerrando los ojos y soñando lo improbable y que más va a destruirte.
¿Y ahora te das cuenta? 

viernes, 12 de septiembre de 2014

I'm not here.


Tal vez sea cierto el hecho de que ya es la segunda vez (como poco) que llego a estar realmente cansada de ser el lirio blanco rodeado de lirios azules.

Es totalmente veridico que estoy cansada de esta habitual sensación de ser como de otro planeta.
Todo va bien hasta que afirmo no preocuparme por estar excluida en algunos sentidos. Claro que me preocupo, qué ilusa al pensar que no. 
Todo es ideal hasta que veo la triste verdad de esta situación inexplicable y sin sentido.
Y lo puedo llevar bien mucho tiempo pero llega un momento en el que me hundo solo de pensarlo.
Por muchos años que pasen nunca puedo presenciar ningún cambio o mejora.
Mi esperanza: ya no sé ni a dónde ha ido.
¿Cuál es el problema? 
Y finalmente: ¿Qué pasa conmigo?