lunes, 19 de octubre de 2015

It's been a long time.

Hace seiscientas veces veinticuatro horas jamás me habría importado tanto, me atrevería a decir que no me importaba ni un poquito.
Recuerdo un día pero ni uno más.
Pero ahora y después de tantas horas creo que veo otras cosas. Cosas que jamás hubiera visto.
Siento situaciones posibles e imposibles.
Me faltan tus manos recorriendo mi vestido a lo largo de toda mi espalda. Me faltas dormido profundamente en mi cama mientras mis amigos hablan de música al rededor de la situación.  Puedo sentir como no siento tu cuerpo bajo el mío. Supongo que es porque ya lo he sentido. Ahora creo imposible sentir lo que nunca has tenido, y eso que lo hice mucho más de un día.
Pero lo que menos me gusta sentir y aún así siento es el simple pensamiento de otra cosa totalmente distinta aunque similar que está más cerca de lo que me gusta pensar.
Podría pasar las horas en su coche, no me sentaría mal.
Podría haberle devuelto el beso, llevaba meses deseándolo.
Podría dejar de imaginar nuestra vida con otras personas pero no podría en realidad.