viernes, 25 de diciembre de 2015

Un día en el parque.

Quería escribir algunos nombres pero me parecía sumamente cutre y demasiado personal, así que voy a asignar letras.

I, I me metió en esto y ni si quiera lo llegué a conocer, es cierto que nos vimos una vez pero no me atreví a acercarme y ya no me interesaba seguir por ese camino.

No había escuchado esa canción en mi vida pero ahí estaba todos los días con la frase esa que me daba hasta risa y al final todo el mundo la conoce y a estas alturas es incluso ridículo mencionarla. En fin, el caso es que solo la escuché como dos veces, pero leí la letra medio millón. Tenía un significado para mi aunque no supiera como sonaba la voz ni la música.
Pasaron los años y me olvidé de es canción, de su título, significado y la existencia de I. Realmente me hacía falta porque estaba perdiendo el tiempo lo suficiente hasta para alguien como yo.

Tengo un amigo que graba versiones acústicas de canciones de ese estilo y hace no mucho escuche una de esa canción, y me acordé de lo que había significado y de lo estúpida que he sido durante mucho tiempo.

A ti te encantaba ese grupo cuando te conocí, después de toda la no-historia de I, por supuesto.
Y ni siquiera me acordaba entonces.

No sé cómo ni por qué pero hace unas horas estabas escuchando la maldita canción. Tampoco sé qué te vendrá a la mente cuando lo haces, en quién piensas o a qué te recuerda, y me da pena porque de verdad me gustaría saberlo. Me encantaría poder contarte toda la historia que pasó en mi cabeza gracias a esa canción y presentarte mentalmente a todos los implicados, incluso a ti.

Me gustaría no tener miedo a hacer algo de lo que voy a arrepentirme, aunque sea una tontería como contarte una historia sentimental y de críos de quince años.

Me encantaría que fuéramos sinceros con nosotros.






jueves, 10 de diciembre de 2015

Sed en el aire.

Buenas noches, sé que normalmente nunca nos saludamos y menos a estas horas, que suele ser cuando sacamos los temas más bellos y a la vez dolorosos, sin sentido ni orden alguno. 
Te voy a ser demasiado sincera, una vez más. 

A veces los días pasan muy rápido y se me olvida dónde estás, se me olvida lo que somos y lo que siempre hemos sido. Puede que olvidar no sea el concepto adecuado, supongo que en realidad simplemente no pienso tanto en eso ni me pone tan triste como antes supongo que por eso último es bueno.
No sé si a ti te pasará lo mismo y la verdad es que me gustaría saberlo. Pero me da miedo.

Estás durmiendo, no como antes. Estás durmiendo y aún así llevo más de media hora intentando decirte algo que sé que puede destrozarnos, o eso piensa mi mente asustada. 

Ni si quiera estaba pensando en el tema pero no sé qué ha pasado ni cómo pero he acabado escuchando la canción. Puede que ni siquiera sepas cual es pero grabé ese vídeo solo para ti, escuché esa canción solo para ti y siempre te la he cantado a ti, aunque nunca lo haya hecho. 
Estaba escuchando mi propia voz observando las olas del mar contra las rocas y he empezado a notar una presión en la garganta, y me he acordado de todo y me he dado cuenta de lo mucho que pienso en lo que somos y siempre hemos sido aunque sea muy en el fondo.

Todos los días. Todas las horas.

Ya no me muero si no estás aquí. Porque antes sí que lo hacía. Nadie debería.

También me he dado cuenta de que siempre has estado aquí y nunca te has ido del todo. Quería decirte lo muy dentro de mi que estás, por si alguna vez se te olvida. Ahora mismo en ese preciso instante me muero de ganas de decirte lo mucho que te echo de menos, las ganas que tengo de volver a justo hoy del año pasado para poder volver a pasar tan solo tres fríos días a tu lado. 
Las cosas han cambiado y me duele en el alma decírtelo. 
Ya no es como antes, no quiere decir que sea peor, eso para nada.
Somos eternos, te lo digo muy en serio. Tenemos algo que jamás podré explicar de ninguna de las maneras, somos los seres de la tierra que más se parecen a dos cometas.
Es casi imposible que coincidamos, una vez y media en esta vida.

Tengo miedo de decirte lo que pienso, porque ni yo misma lo sé muy bien. 
Ojalá pudieras estar aquí ahora mismo para discutir todas las cosas buenas y las cosas horribles que nos hemos hecho, yo sería tan sincera que esperaría que hicieras lo mismo.

Todo tiene un significado distinto y nuevo gracias a ti. Los colores son otros colores. Las películas cuentan otras historias y las canciones se bailan diferente.

Bailar, mirar, cantar, escuchar, todo es diferente.

Eres diferente.

Siempre te lo digo aunque nunca con estas palabras, las personas como tú solo aparecen cada mucho tiempo en sitios muy lejanos. Y yo siempre he estado muy cerca de este extraño y a la vez hermoso suceso.

A veces me pongo triste pensando en lo bien que podríamos haber estado, pero si hubiera sido así ya no seríamos nosotros, y me gusta lo que somos.

Faltan solo dos semanas pero sinceramente, no creo que vayas a venir, hace unos meses habría jurado que si. Quiero hablarte de esto pero me da tanto miedo. Tengo miedo a que desaparezcas pero también a que aparezcas por aquí, donde nunca jamás has estado.

Tengo miedo de nuestros destinos, pero ya no tengo tanto miedo. Pase lo que pase seguiremos siendo eternos. 
Todo lo que hemos vivido y todo lo que vamos a vivir tiene un significado inmenso y jamás me voy a arrepentir.

No sé lo que va a pasar. No sé si vamos a vernos. No sé si vas a venir. No sé si yo voy a poder volver allí. No sé lo que vamos a encontrar ni sé lo que vamos a perder, pero ya no estoy tan asustada, me he dado cuenta de que nuestras almas siempre van a estar pegadas. No importa nada. Nunca va a ceder.

Nunca vamos a alejarnos por muy lejos que estemos, nunca voy a a dejar que suceda, eterno compañero.